En esta situación en la que debemos mantenernos aislados del contacto social para mantenernos lo más “a salvo” posible, es importante conservar también nuestra salud mental, pues nuestra vida ha sido modificada de una manera abrupta y no sabemos por cuanto tiempo. Como un pequeño aporte a toda nuestra comunidad especialmente a nuestra población estudiantil queremos recordar algunas estrategias que pueden permitirnos mantenernos “a salvo” mental y psicológicamente:

  • Limita la cantidad de tiempo que pasas leyendo o mirando noticias: hay mucha información circulando y pasar largos periodos revisando y comparando noticias y situaciones aumenta nuestra ansiedad y puede hacer que nuestros pensamientos se salgan de control o pensar en consecuencias catastróficas; la idea es ELEGIR UN MOMENTO ESPECIFICO PARA LEER O REVISAR NOTICIAS.
  • ¡La cuarentena es física!!!: debemos mantenernos alejados de las personas físicamente para evitar posibles contagios. Sin embargo, es necesario seguir conectados con las demás personas a través de medios electrónicos y redes sociales, para evitar las consecuencias negativas del estrés, la ansiedad, el aburrimiento, etc.
  • Establece rutinas para tus actividades: este tiempo “encerrados en casa” puede hacernos sentir “presos” y tener los mismos efectos negativos (frustración, ansiedad, cambios de humos, entre otros); es importante planificar una rutina de actividades que, aunque no sea muy estricta, haga que te muevas y te saque de la cama y del no hacer nada, realiza listas de tareas de clase, de la casa, etc.
  • Practica ejercicios o actividades que te liberen de la ANSIEDAD: realiza ejercicios en casa, siempre hay una manera de modificar los ejercicios para poder realizarlos desde nuestra casa, actualmente existen varias aplicaciones y sitios en redes sociales que brindan ideas sobre cómo entrenarnos y ejercitarnos desde la casa. Igualmente, las actividades como la meditación, pintar, bailar, juegos de mesa son excelentes.
  • Conversa tus angustias, miedos y dudas con los adultos: es normal que bajo esta situación nos sintamos indefensos, con temor y mucha ansiedad que no sabemos por dónde y cómo manejar; conversar tus miedos y dudas con los adultos que tienes cerca aclara la información, probablemente te des cuenta que también tienen temor como tú y dirigen la información para que la entiendas y la sepas manejar.
  • Cuida tus pensamientos: suena a cliché, pero la fuerza de nuestros pensamientos actúa en nuestro comportamiento y en nuestro sistema inmune,si te concentras en los pensamientos catastróficos y negativos es muy probable que sientas angustia, ansiedad, pesimismo y tu sistema inmune disminuya y estés expuesto a cualquier tipo de enfermedad, pero si te concentras en pensamientos positivos tu sistema inmune se mantiene fortalecido y afrontas la situación de mejor manera.

Written by 

Related posts

Tus opiniones